Thursday, 30 October 2008

John Lynch - Respuestas Americanas


La segunda conquista de América fue ante todo una conquista burocrática. Se crearon nuevos virreinatos y otras unidades administrativas. Se nombraron nuevos funcionarios, los intendentes. Se intentaron nuevos métodos de gobierno, que suponía una supervisión más estrecha de la población americana. Los intendentes eran instrumentos de control social con la tarea de recuperar América.







La corona quería gobernar América sin gastos. Los burócratas querían un trabajo bien pagado. Los comerciantes querían producir para exportar. Los campesinos indios querían que los dejaran en paz. Muchos de esos intereses eran irreconcilliables; pero el problema se resolvió con asombrosa sencillez.

En un momento dado de principios del siglo XVII, en un período de gran crisis económica, la corona deja de pagar los salarios de sus principales funcionarios en América.
En lugar de pagarles se les permitió obtener ganancias vulnerando la ley, convirtiéndose en mercaderes que comerciaban con los indios que estaban bajo su jurisdicción.
Obligaban a los indios a aceptar adelantos de dinero y equipos para extraer productos agrícolas destinados a la exportación. Éste era el infamante repartimiento, un ardid que forzaba a los indios a la dependencia financiara. Los indios eran obligados a producir y consumir; los funcionarios los funcionarios recibían un ingreso y la corona se ahorra el dinero de los salarios.


Se reducia a los indios a una forma de servidumbre de la cual no podían escapar.
El sistema estaba muy extendido en México, Yucatán y Perú, donde eramás violento, esta fué una de las causas de la rebelión india de Tupac Amaru en 1780.



Tupac Amaru


En 1786 se abolió esta practica por decreto.


La nueva legislación introdujo funcionarios pagos y garantizó a los indios el derecho a comerciar libremente con quienes quisieran.

Del mismo modo que los Borbones fortalecieron la administración también debilitaron a la Iglesia. En 1767 fueron expulsados los jesuitas, muchos de los cuales eran criollos y quedaban sin patria y sin misiones.

Un tema esencial de la política borbónica era la oposición a las corporaciones que gozaban de una situación y privilegios especiales.

Otro centro de poder y privilegios eral el ejército. España no tenia dinero ni hombres para mantener a tropas regulares en América. Para estimular el alistamiento, fueron admitidos los criollos e incluso mestizos, éstos gozaban de los mismo privilegios que los militares españoles. España creó un arma que podía volverse contra ella.

El objetivo era destruir la autosuficiencia de los criollos, hacer que la economia colonial trabajara directamente para España. Que los contribuyentes americanos pagaran las guerras de España en Europa. España comenzó a presionar con más fuerza para financiar su guerra con Gran Bretaña.

La oposición se hizo más desafiante, motines de los criollos, revelión y protestas junto a la oposición de los cabildos.


Gran parte del comercio de Cádiz con América consistía en la reexportación de artículos extranjeros. Las exportaciones de metales preciosos, continuaron dominando el comercio.
Las exportaciones agrícolas, solo representaban el 44 %. Los americanos se dieron cuenta de que todavía estaban sujetos a un monopolio, todavía se veían privados de mercados opcionales, todavía dependían de las importaciones controladas por los españoles.


Las industrias coloniales sin protección, las manofacturas europeas inundándolo todo, y las economias locales incapaces de ganárselas mediante el incremento de la producción y exportación.

La política económica borbónica incremento así la situación colonial de hispanoamérica e intensificó su subdesarrollo. La dependencia económica - la "herencia colonial"- de hispanoamérica tuvo sus orígenes en el nuevo imperialismo.


La función de américa era producir materias primas. América continuaba excluida del acceso directo a los mercados internacionales, seguía forzada a comerciar sólo con España.


Manuel Belgrano



Los terratenientes y consumidores criollos pedían más comercio con los extranjeros, denunciaban a los mercaderes españoles como opresores. Los estancieros formaban un grupo de presión, aliado a los mercadres criollos contra los españoles. Estos intereses porteños tenían portavoces como Manuel Belgrano y Manuel José de Lavardén, hijo de un funcionario colonial y estanciero. Todos clamaban por cuatro peticiones: comerciar de forma directa con todos los países, poseer una marina mercante propia, exportar sin restricciones y expansión para la agricultura y ganadería mediante la distribución de la tierra.


Desde este punto de vista la revolución por la independencia puede interpretarse como una reacción americana contra una nueva colonización. Un mecanismo de defensa puesto en movimiento por la nueva invasión española del comercio y los cargos oficiales.
España no se fiaba de los americanos para los cargos de responsabilidad política; los españoles peninsulares continuabn siento preferidos para los altos cargos oficiales.

Había una diferencia obvia entre la primera conquista y la segunda.
La primera fue la conquista de los indios; la segunda, un intento de controlar a los criollos.

Era una batalla perdida, porque los criollos aumentaban constantemente su número.



No comments: