Friday, 14 November 2008

Buenos Aires y el Interior II



En 1816 las Provincias Unidas parecían estar al borde de la disolución.

Éste fue el peor año desde que empezó la revolución.
Santa Fe y Córdoba estaban en revuelta abierta. Un ejército portugués avanzaba desde Brasil para ocupar la Banda Oriental. En el Alto Perú un ejército español se estaba reuniendo para llevar la guerra a Tucumán.

Para fortalecer al país en medio de su agonía, y para tranquilizar a las demás provincias, el gobierno de Buenos Aires convocó un nuevo congreso, a celebrar en Tucumán, en el interior, y los delegados se reunieron en marzo de 1816. Pero esto no era la unidad nacional.
Las provincias artigüistas -Uruguay, Entre Rios, Santa Fe, Corrientes y Córdoba- estaban ausentes.
La línea de firmeza fue impuesta al congreso desde fuera, por San Martín y Belgrano, que querían una declaración de independencia como preliminar indispensable para renovar el esfuerzo de guerra contra España.

El 3 de mayo de 1816 los delgados eligieron a Juan Martín de Pueyrredón "director supremo del estado", y el 9 de julio declararon la independencia de las Provincias Unidas de Sud-América.
En 1819 llego la constitución para las Provincias Unidas de Sud-América. Ésta preveía un gobierno centralizado con un director que era elegido por el congreso, y favorecía a la provincia de Buenos Aires. Las provincias se alertaron: algunas de ellas declararon la independencia mientras que otras se prepararon para unirse a Artigas.



El caudillo de Santa Fe, Estanislao López, declaró e 1819 que pretendía formar una república en su territorio. Intentó asegurar la libre navegación, pero gradualmente se fué reconciliando con una estructura nacional más amplia.

En entre Ríos, Francisco de Ramírez, un comerciante de yerba mate, estuvo más cerca del éxito.
El conflicto entre el artigüismo y Buenos Aires llevó a la guerra a Entre Ríos.

Estos experimentos de independencia tuvieron corta vida, pero el de Entre Ríos y Corrientes no fué el único. En el noroeste el movimiento separatismo organizo la República Federal de Tucumán, creada en 1819 por Bernabé Aráoz, gobernador de Tucumán.
Pero las otras provincias no querían gobernadores nombrados desde Tucumán.
Santiago del Esterero resistió, pero fue atacado por Araóz.




Martín Güemes, caudillo de Salta acudió en ayuda de Santiago, amonestando a Aráoz.
Las fuerzas de Güemes también pasaron por Catamarca para liberarla del dominio de Tucumán.
En 1820 Córdoba también declara su independencia y en 1821 adopta una constitución.
En 1820 La Rioja proclama su independencia de Córdoba. Así, la Rioja inició su existencia autónoma bajo el gobierno del caudillo, Facundo Quiroga, el "tigre de los llanos".

Debido a la impotencia militar, el gobierno de Buenos Aires se vio obligado a concluir con los triunfantes caudillos el primero de una serie de pactos interprovinciales, el Tratado de Pilar, que reconocía la jurisdicción de las provincias dentro de una estructura federal.
Más significativamente, estableció la libertad de navegación fluvial.

Posteriormente se celebraron elecciones en la provincia de Buenos Aires. En 1820 la junta de Representantes escogió como gobernador a Martín Rodríguez y en 1821, Rodríguez nombró a Bernardino Rivadavia ministro de Asuntos Exteriores.
La paz dio a su gobierno libertad de maniobra.


No comments: